La maravillosa manteca de karité

¿Has escuchado hablar o has usado este maravilloso producto?

La llaman el oro africano, la manteca de karité es un producto de belleza natural y ancestral, y que no debe faltarnos en casa porque es tan útil y versátil que nos puede ayudar en cualquier ocasión.

Solo por mencionar algunos ejemplos, es perfecto para aliviar los labios resecos, ayuda a sanar una raspadura, elimina el con frizz del cabello o las puntas resecas… Y la lista puede ser mucho más larga.

Lo mejor de todo es que el resultado se nota de inmediato y es 100% natural. En resumen ¡es una maravilla!

La manteca de karité proviene de la semilla del árbol de karité y es famosa por sus propiedades hidratantes, lo que la convierte en un ingrediente ideal para las mantecas corporales, lociones, aceites y aguas de colonia.

Es un producto multipropósito que tiene cualidades hidratantes para cabello, rostro, cuerpo y labios; además es ideal para crear mascarillas personalizadas.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Es rica en vitaminas A y E, las cuales ayudan a equilibrar, hidratar y calmar la piel.
  • Es un excelente regenerador celular que puede ser aplicado en cualquier parte del cuerpo.
  • Contiene vitamina F que ayuda a revitalizar el cabello dañado.
  • Proporciona una dosis extra de colágeno que ayuda a combatir signos de envejecimiento.
  • Su uso también en las uñas ayuda a mejorar su brillo y prevenir posibles roturas.
  • Como protector solar, ya que también protege y previene contra posibles quemaduras producidas por el sol gracias a que recubre la piel con una película invisible que conseguirá evitar una deshidratación.
  • Posee propiedades antiinflamatorias capaces de aliviar el dolor debido a la artritis y el reumatismo.
  • Muy recomendada durante el embarazo o la lactancia, ya que previene la posible y común aparición de estrías o también la posible formación de grietas en el pecho
  • Excelente como aceite de masaje.
  • Muy recomendado para deportistas, gracias a que aporta un extra de elasticidad a la piel y es recomendable tanto antes como después del ejercicio, ya que ayudará al músculo a recuperarse de una forma más rápida eliminando toxinas y consiguiendo un mejor drenaje.
  • ¡En la cocina! La manteca de karité también es comestible y es utilizada en la preparación de muchos alimentos en África. En algunas ocasiones ha sido utilizada como sustituta de la manteca de cacao en la industria relativa al cacao, aunque cabe destacar que su sabor es totalmente diferente.

¿Cuál es su origen?

Desde hace siglos se ha utilizado el fruto del árbol de karité en África. Cada pueblo realiza diferentes elaboraciones y tienen distintas recetas usadas a lo largo de su historia, generalmente guisando la pulpa junto con la cáscara.

El karité es un árbol que se encuentra localizado principalmente en la sabana de varios países como Costa de Marfil, Mali, Burkina Faso o Sudán, y es considerado por la población aborigen como el más preciado árbol sagrado. Únicamente y por mujeres, es realizada la recolección de los frutos que se caen al suelo. Puede llegar a medir más de 16 metros de altura, con un diámetro de aproximadamente un metro, y es un árbol centenario.

Por ejemplo, la manteca multipropósito de The Body Shop es elaborada por las manos expertas de las mujeres de Ghana y cada empaque contiene la manteca de 192 semillas de karité.

A través de generaciones, este ingrediente lo han utilizado las mujeres ghanesas para contrarrestar los efectos que los vientos secos de África tienen en su piel y cabello.

¿Qué esperas para utilizar este maravilloso producto?

Deja un comentario