En cualquier caso, evita el problema de raíz y ni siquiera intentes una amistad si observas cualquiera de estas 7 señales:

1. Todavía te sientes herido o enojado

Tienes sentimientos no resueltos hacia tu ex pareja: tristeza, sensación de rechazo, frustración, resentimiento o una gran ensalada de todo. Aún tienes que trabajar para sentirte libre de dolor.

2. No puedes hablar de él o ella sin que te afecte

Tan pronto como alguien lo menciona, la sangre se te atasca en las venas. Y algunos recuerdos todavía te provocan lágrimas, emociones o nostalgia. No, definitivamente no has roto con los lazos al 100%.

3. Pensar en tu ex con otra persona te congela el interior

¿Y cómo podrías ser su amigo? Te hundirías en el abismo cada que un mensaje le llegue. ¡Imagínate si quisiera contarte sobre su última conquista!

4. Todavía esperar volver con tu ex

Y después de todo, la amistad es la mentira que te dices a ti misma para poder acercarte y creer que al final pueden reconstruir algo. De esta manera solo crearás expectativas dolorosas. La amistad solo puede estar allí si te sientes completamente desinteresado hacia tu ex.

5. Te sientes sola y extrañas los hábitos que tuviste con tu ex

Y esto te hace pensar que ser amigos puede llenar ese vacío. Pero esta “amistad” será potencialmente satisfactoria para ambos, no podrán comunicarse de manera efectiva y no podrás seguir con tu vida hasta romper con ese ciclo.

6. Buscas información de tu ex en redes sociales o a través de amigos en común

Quieres saber con quién sale y adónde va. Bueno, si realmente quieres ser su amiga, pregúntale directamente. Si tienes un ataque al corazón cuando te diga que está con otra persona…. será tu propia responsabilidad.

7. Aún esperas que tu ex cambie

Convirtiéndose en la persona que querías que fuera cuando estuvieron juntos. O esperas convertirte en la persona que él quería que tú fueras.